Atención al cliente

902 165 454

+34 965 851 654



Rescatamos una de las mejores decripciones del hotel y su entorno. Simplemente geniales.

Publicado por costablanca en 18 Sep 2008 a las 01:39 pm | Etiquetado como: Creado por los Clientes, Personas viajando solas, opiniones

Rescatamos la opinion que Bermo nos dejó de nuestro hotel. En ella describe perfectamente al hotel y a su entorno, sin lugar a dudas no tiene desperdicio.

A escasos metros de donde la playa de Poniente finaliza para dar paso al puerto y al casco antiguo de Benidorm, en una zona que para mi es inmejorable por su concreta localización, se halla el hotel Fenicia en el que he tenido la suerte de hospedarme en varias ocasiones (tanto en verano como en invierno). Cada vez que voy a pernoctar en Benidorm este es el hotel al que hago la primera llamada para reservar habitación; es mi preferido. Está situado en la calle Mercat, entre Tomás Ortuño y la avenida de Los Almendros.
Magic Fenicia no es un hotel ultramoderno pero cuenta con los servicios más actuales que podemos necesitar; no es un hotel antiguo pero algo hay en su interior que evoca añoranzas. Ya al entrar, tan pronto subimos los pocos escalones que nos llevan hasta la puerta de entrada formada por un enorme cristal y de apertura automática, nos encontramos en un amplio vestíbulo en el que destacan algunas columnas blancas y otras forradas de espejo en el que me ha llamado la atención de forma especial su techo también de espejo. A la izquierda del vestíbulo, tan pronto hemos traspasado la entrada, se encuentra lo que yo particularmente llamo “oficina de tiempo libre”; allí podemos encontrar una completa información puesta al día sobre las excursiones que podemos realizar a diferentes lugares Alicante y otras provincias, visitas a espectáculos y salas de fiestas de Benidorm, etc; el correspondiente personal responsable que hay para cada caso nos atiende con la amabilidad acostumbrada en el mostrador que hay a la izquierda de esta salita. También a la izquierda, adentrándonos un poco más, están los ascensores, la sala de fumadores y la escalera de acceso a las diferentes plantas del edificio y avanzando más hacia el frontal del vestíbulo –también a la izquierda- unos comodísimos sillones ofrecen un grato descanso. Al frente se encuentra el mostrador de recepción donde siempre he sido atendido con la amabilidad, delicadeza y eficacia adecuadas. Junto a la puerta de entrada, en el lateral derecho del vestíbulo, hay también varios asientos que sin duda han sido colocados con extraordinario acierto. Al fondo del vestíbulo, a la derecha del mostrador, un acogedor hall nos da la posibilidad de pasar a la sala (para no fumadores) o al restaurante. Es en esta sala donde suelo pasar buenos ratos con familiares, amigos u otros clientes del hotel conversando, jugando o presenciando cualquiera de las múltiples actividades que allí se dan a diario (música, baile, actuaciones humorísticas, etc.); a la izquierda de esta sala se encuentra la barra del bar y a la derecha están la puerta de acceso a la piscina y una mampara corredera que posibilita la ampliación de la sala al unirse con el restaurante.

En épocas veraniegas mi preferencia está en las aguas de las playas (la de Levante o la de Poniente) pero en los meses de invierno prefiero la piscina cubierta y es por esto que cuando me hospedo en el hotel Fenicia en temporadas frías su piscina climatizada me resulta casi imprescindible para mis ejercicios físicos diarios y mi relajación. Además, también suelo hacer uso de su gimnasio. Desde el primer piso de las habitaciones también hay un acceso directo a la zona de la piscina.
Para quienes, como yo, suelen acceder a la red de Internet, el hotel cuenta con ordenadores a disposición de los clientes aunque este servicio hay que pagarlo aparte.
Por lo que respecta a las habitaciones, son grandes, cómodas y confortables. Disponen de televisión, calefacción central, aire acondicionado, teléfono al exterior, minibar, nevera, caja de seguridad, baño completo (muy amplio), etc. Si bien no son de construcción y diseños modernistas en cambio están muy limpias, cuidadas y bien atendidas

En cuanto al restaurante, una extensa gama de platos (fríos y calientes) para todos los gustos, preferencias y exigencias forman el buffet libre. Embutidos, verduras, sopas, pastas, carnes, pescados, quesos, patés, mariscos, salsas, guarniciones, postres de todo tipo, vinos, cerveza con y sin alcohol, refrescos, agua fría y natural, helados, etc., todos ellos exquisitos y de excelente calidad. Dado que no pertenezco al grupo de personas que “viven para comer” y sí en cambio me considero entre las que “comemos para vivir” he de confesar que en ocasiones me es difícil hacer una selección del menú que quiero confeccionarme a causa de la gran variedad donde elegir. Pero no es solo esto lo destacable del restaurante; también quiero resaltar el alto nivel de profesionalidad que muestran en todo momento el personal que lo atiende, siempre atentos a lo que los comensales podamos precisar, pendientes de forma constante en mantener las mesas limpias y dispuestas, con un trato comedido pero agradable y exquisito.

Fuente del comentario.

Popularity: 18% [?]

Share and Enjoy: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • bodytext
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

Comments Feed

Escribe un comentario